miércoles, 21 de enero de 2009

Cantad


Me fueron a vender un santo,
sin marco, sin cristal y sin vidriera;
me fueron a vender un santo,
sin marco, sin cristal y sin vidriera.
La gente preguntaba qué santo era,
y era el santo más chingón de la galera.
Era un nogal,
era de nogal,
era de nogal el santo.
Hijo de un cabrón,
hijo de un cabrón,
por eso pesaba tanto.
Canción presidiaria de la década de 1920.
Recopilación: Juan de la Cabada.

5 comentarios:

Georgia dijo...

Cuanto ritmo e imagen tiene...muy buena

saludos

Elena dijo...

¿La escuchás, Georgia?
Yo los escucho, cantando, alegres, muy encerrados, muy prisioneros, pero cantando.
Un abrazo.

Leticia dijo...

Se escucha Elena, se escucha.

Elena dijo...

Pero qué perfil tan heavyyy, jaja, me encantó, boluda!
Otro de los talentos ocultos de la Ressia, faaaa, decime por favor que tu grupo se llama 'Laucha manca'.
Bacci, amiga!

Leticia dijo...

Y bueno...viste. También tengo otros talentos pero no se si dan para la foto.