lunes, 22 de marzo de 2010

220310

bien administrada, una lata de pintura
dura dos días, y el mismo tiempo
un paquete de 20 cigarrillos

afuera graniza, llueve, hace viento

sobre este aparador, al que devuelvo
el color rosa
mi hermanito puso sus manos, olvidó
sus caramelos

a este mueble, viejo ahora,
subió en simulación del cielo

allí andaba, muy alto, cuando vino
ese ángel o cuervo a buscarle los ojos
-un plato de largo aliento-

vino y se fue
por el mismo arco de pureza

10 comentarios:

germán arens dijo...

Muy bueno Elenna.

Leticia dijo...

Que imágenes tan lindas Eleniya. Bello y besos

Elena dijo...

Gracias, Germán, Letucha, celebro la visita de ambos.
Besos.

Jorge Ampuero dijo...

Muy certera la metáfora del ángel y del cuervo.

Saludos...

néstor dijo...

Es un mazazo este poema, Elena. Sobre todo por la entrada que le hacés con la primera estrofa.

Muy fuerte y bello, pero muy.

un abrazo

Elena dijo...

Gracias, Jorge.
Un abrazo.

Elena dijo...

Pero chas gracias, Néstor, qué alegría tenerlo por estos pagos.
Un abrazo!

martin araujo dijo...

vino y se fue
como la pena y la belleza
(doliendo, hermoso poema)

Elena dijo...

Gracias, amigo querido. Confío en su lectura, ya sabe.
Besos.

Gbl Jmnz dijo...

hola, llegué desde escritoresitinerantes, que bueno que te unas, ya nos veremos seguramente en el encuentro o en alguna lectura por ahí.

me gustó tu blog

saludos

g