lunes, 8 de marzo de 2010

080310

que fue un empujón del diablo
dijeron

que fue la roca
y el mar de un azul abundoso

que una virgen castísima me confió
un secreto y una duda

con una brasa en cada mano
yo caí, fue
por mis razones

6 comentarios:

Ignoto Transversal dijo...

Elena:

Bello!

Dejo beso.-

Eduardo Espósito dijo...

Elena, me gustó mucho esta dura brevedad, de la que nos hacés partícipes. Hay una hondura intensa en cada línea. Tendría que manguarte poemas -de hecho me descubro haciéndolo en este instante- para mis talleres.

Elena dijo...

Ignoto, gracias.
Un beso para ud.

Elena dijo...

Eduardo, cuando quieras te envío algunos. Te pido precisiones por mail.
Abrazo.

©hannibal dijo...

Te invitamos a un torneo bastante peculiar...

http://loscaballerosdeladamadecristal2.blogspot.com/

Esperamos tu participación.

Saludos,
Los Caballeros de la Dama de Cristal

Georgia dijo...

No importa la razón si caiste con gusto

gran poema

te abrazo