miércoles, 28 de septiembre de 2011

Martin Heidegger

El poeta está expuesto a los relámpagos de Dios.

6 comentarios:

dErsu_ dijo...

El resto de mortales, a los metereológicos.

Leticia dijo...

"rallos y centellas!"

Alejandro Schmidt dijo...

adentro del relámpago
en su espuma
o sangre
su nueva brisa
la poesía señala los humanos
escribamos a ése y aquel y aquellos
dice
y los fulmina
dios
lee
de nuestras vidas
las páginas humeantes
el raro aire que enfrascó la pena

Jorge Ampuero dijo...

Amén!!!

:)

Sarco Lange dijo...

Nos enceguece la cordura de Dios y no tememos callar.

Abrz.

Noelia Palma dijo...

Elena, con esa imagen ni bien entro a tu blog lo único que puedo decirte es que ya me encantás... voy a recorrer...
y de dios yo no puedo decir nada, me voy a ir al infierno si hablo